Martes, Agosto 20, 2019
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

Senderos La Palma: Caldera de Taburiente - El Cubo de La Galga

P

P1Después del madrugón para coger el avión hacia La Palma y resolver la logística de retirada de furgones para nuestro traslado en la isla, llegamos a Mirca donde se encuentra nuestro albergue para este fin de semana.

 Un buen desayuno en El Sanavadit y ponemos rumbo hacia el municipio de El Paso, lugar de la primera de las rutas pero antes acudimos al Centro de Visitantes que nos aproxima con paneles y videos a lo que más tarde veremos dentro de La Caldera de Taburiente.

P2

P3P4

P5

P6

Cerca del Centro de Visitantes El Paso se encuentra La Ermita del Pino que alberga en su entorno al Pino Canario más viejo de Las Islas Canarias, datado científicamente, con unos 800 años de vida.

Aquí estamos, a su lado, disfrutando de su enorme porte coincidiendo con la visita, al lugar, del alcalde del municipio, Sergio Rodríguez que nos explica, de primera mano, la actuación que se está realizando en la pequeña plaza para beneficiar el buen desarrollo de este Pino Canario que necesita de todos los mimos para que siga entre nosotros muchos años más.

P7

Seguidamente nos vamos al aparcamiento situado en El Barranco de Las Angustias donde nos espera una guagua especial que nos sube a Los Brecitos.

P8

Los Brecitos - Barranco de Las Angustias

P9

Situados en El Mirador de Los Brecitos nos disponemos a comenzar el recorrido de esta impresionante ruta. Lo primero un buen calentamiento de las articulaciones para empezar con cierta garantía.

P10

P11

Antes de llegar a la zona de acampada después de cruzar el cauce del Barranco de la llamada Playa de Taburiente cruzamos varios Barrancos; Barranco del Ciempiés, Barranco de La Cañeras, Barranco de Las Treves, Barranco de Las Piedras Redondas, Mirador del Lomo Tagasaste, Fuente de La Mula, Barranco de Risco Liso, Barranco de Bombas de Agua.

P12

P13

P14

P15

P16

P17

P18

P19

Pero antes de llegar a La Playa de Taburiente nos desviamos por un pequeño sendero de unos 700 metros de longitud. Nos sorprende el tamaño de algunos pinos que sobresalen del resto, se trata del sendero “Los 9 Pinos Gordos”.

P20

P21

P22

P23

P24

La Zona de Acampada, donde almorzamos, ocupa una extensión de 15.000 m2, flanqueados por enormes riscos que bordean La Caldera.

P25

Una vez terminada la comida reanudamos el camino haciendo una breve subida hasta Somada del Palo para adentrarnos en El Barranco del Almendro Amargo en frente El Lomo de Los Bueyes y El Monumento Natural Roque Idafe que nos acompaña en la bajada hasta el Cauce del Barranco Rivanceras o limonero que es el que nos lleva 500 metros arriba a La Cascada de Colores.

P26

P27

P28

P29

Visitada La Cascada volvemos al sendero para seguir descendiendo caminando por el cauce cruzándolo en varias ocasiones para hacerlo por sus dos vertientes.

P30

P31P32

De esta manera llegamos al final de la ruta situado en el aparcamiento del Barranco de Las Angustias catalogado como Paisaje Protegido.

P33

P34

Ponemos rumbo a Santa Cruz de La Palma al barrio de Mirca donde nos alojamos en el Albergue San José. Una ducha refrescante y a cenar.

P35

Más tarde un paseíto nocturno por La Calle Real para regresar pronto al albergue a descansar porque mañana nos queda otro intenso día que vivir.

P36

El Cubo de La Galga

Y amaneció un nuevo día cargado de ilusionantes objetivos que cumplir. Un buen desayuno para dirigirnos, esta vez, hacia el norte de la isla concretamente al municipio de Puntallana donde nos espera un sendero precioso; “El Cubo de La Galga”

pc

Decidimos dividir el grupo en dos niveles diferentes debido al perfil de elevación del sendero por lo que      previamente dejamos al grupo 2 en el inicio de su sendero y el grupo 1 comienza la ruta visitando, en el inicio del camino, una caseta con información gráfica de la ruta que iniciamos enseguida.

P37

Empezamos subiendo por una pista de asfalto para desviarnos por un sendero debidamente señalizado que nos lleva hasta El Mirador de La Somada Alta

P38

P39

Antes de acometer la subida, un poco más abajo, tenemos el desvío hacia El Barranco del Cubo de La Galga que es donde comienza a caminar el grupo 2.

P40

P41

P42

P43

Este grupo empieza en esa desviación y se encuentra con el grupo 1 en la zona alta del Barranco. Visitamos El Mirador de La Somada Alta para emprender la bajada juntos.

P44

P45

P46

P47

P48

P49

P50

El grupo unificado encuentra bajando el sendero autoguíado señalizado con diferentes postes para terminar en la zona de parking,

Turiscurioseando (El rincón para los turistas y viajeros curiosos) nos ofrece una breve descripción de la zona autoguiada.

13.- Maderas aéreas: la frondosa Laurisilva del Cubo de La Galga muestra la capacidad de recuperación de la naturaleza, ya que en esta zona baja del barranco existieron aprovechamientos forestales en épocas en las que el monte era el combustible, el abono y el complemento de la ganadería. Los árboles de esta ladera fueron talados, pero los aprovechamientos son residuales y el bosque recupera su estado natural”

P51

12.- Un cañón frondoso: la colosal pared en mitad del sendero muestra otra de las riquezas del Cubo. La vegetación de las paredes húmedas, conocida como rupícola, los helechos con sus frondas colgantes, los verodes con forma de pasteles y las cerrajas con sus hojas rizadas, crean un auténtico jardín colgante.

11.- Huecos de la vida: en la pared del barranco pueden observarse algunas cuevas, refugio de aves que anidan en su interior. Además de las palomas y otras aves forestales, como la chochaperdiz o el pinzón, en el Cubo habitan pequeñas rapaces, como el búho chico, y murciélagos que se refugian en cuevas y oquedades

10.- Por el lecho del barranco: al cruzar el lecho del barranco, vemos la redondez de las piedras lo que indica que el agua sigue excavando este profundo cañón. Históricamente, intensas torrenteras han arrastrado materiales desde la parte alta de la cuenca en la cumbre, con menos vegetación, lo que explica las características de este lecho.

9.- Las antiguas frondas de los helechos: la sombra de los tiles impide la aparición de arbustos bajo sus majestuosas copas. Este es el hábitat preferido de los helechos, que se refugian en las paredes mostrando las formas sinuosas, verdes y frescas de sus hojas, llamadas frondas. Los helechos forman auténticos tapices vegetales que nos sugieren un viaje en el tiempo, no en vano son auténticas supervivientes de épocas remotas en la historia de nuestro planeta.

8.- “La Fajana” de Los Tiles: el esplendor de la Laurisilva del valle con til aparece en este punto final del recorrido de ida. El dosel vegetal nos mantiene en una penumbra y humedad permanentes, donde los tiles son los protagonistas absolutos, con sus largos troncos de madera verde y dura. Esta especie solo aparece en aquellos parajes idóneos para la Laurisilva, lo que indica que estamos en un lugar privilegiado.

7.- Una bifurcación sonora: el cruce del sendero invita a quedarnos en silencio. El tintineo del agua compite con los cantos de las aves. Y si permanecemos quietos, seguro podremos escuchar las roncas llamadas de las palomas endémicas de Canarias (el sonido es parecido a la letra U), y observar a alguna sobrevolar el arbolado

6.- Pétreo equilibrio: los barrancos surgen por procesos erosivos a lo largo del tiempo. Una muy particular piedra en delicado equilibrio nos lo recuerda. Barrancos como el del Cubo de La Galga, estrechos como cañones, indican que estamos en una isla joven en la que la erosión aún está modelando el paisaje. Algún día, quizá dentro de cientos de años, esta piedra caerá y terminará en el lecho del barranco.

5.- Caminando bajo el agua: en el paisaje del Cubo de La Galga el agua es protagonista. A medida que nos adentramos en el barranco, notaremos cada vez mayor humedad según se cierre el dosel verde (doy fe de ello.) Sobre nosotros, pasa un canal de agua que transporta el valioso elemento para su uso en la agricultura y abasto público. De su racional utilización depende que se preserven paisajes como éste.

4.- Los mil hijos del Viñátigos: este árbol a la vera del camino parece guarecido por multitud de ramas que surgen de su base. Son sus hijos, conocidos como chupones. Esta es una de las características del viñátigo, un endemismo macaronésico típico de la Laurisilva. Aunque el tronco central muera, su base es un gran tocón que genera un gran número de chupones que mantienen vivo el árbol.

 P52

3.- El claro verde del Marmolán: en este punto, al margen derecho del barranco y buscando la luz, pueden verse los pequeños árboles alineados, con hojas de verde intenso. El Marmolán se encuentra habitualmente en el límite inferior de la Laurisilva y su nombre popular se debe a la dureza de su madera, que se compara con la del mármol

2.- El Barbuzano del Cubo: un ejemplar de 25 metros de altura, de corteza escamosa, marca el borde del bosque. Esta es una característica de esta especie que, actualmente, no es muy abundante porque su madera rojiza ha sido muy apreciada, especialmente en ebanistería, para fabricar muebles. De hecho, antiguamente se le llamaba “ébano de Canarias”

“1.- Un bosque más pobre: la primera parte del sendero está asfaltado (comienza en el aparcamiento) y está marcado por un Monteverde empobrecido, donde los árboles frutales comparten terreno con fayas y brezos.

Extasiados por el verdor del Cubo de La Galga nos vamos a un más que merecido almuerzo en el restaurante Casa Asterio situado aquí mismo en La Galga donde nos atienden estupendamente.

P53

Decidimos irnos a La Ermita de San Bartolo donde paramos a tomar un café antes de seguir hasta el Mirador del Salto del Enamorado.

P54

P55

P56

Contamos la trágica Leyenda que allí sucedió y pusimos rumbo hacia Los Tilos, ubicado en el municipio de San Andrés y Sauces limítrofe con Puntallana.

Subimos al Área Recreativa y Centro de Visitantes de Los Tilos donde vimos los paneles explicativos de los tesoros naturales que allí se guardan y visitamos, para nuestro regocijo, las impresionantes cascadas.

P57

P58

Toca regresar al Albergue para una ducha refrescante antes de partir hacia el aeropuerto no sin antes visitar de nuevo el Casco Histórico de Santa Cruz de La Palma.

P59

 
 
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar