DECIDIR SOBRE LA VIDA DE LOS DEMÁS

albertoEl derecho a morir debería ser considerado un derecho natural. Como el derecho a la vida. Sin embargo, la humanidad ha tenido que librar una dura batalla durante las últimas décadas para poder ejercer la decisión de vivir o morir cuando nos da la gana debido a sesgos morales y condicionantes religiosos.

El asunto no debería tener debate. Un paciente con pronóstico fatal, es decir, con una patología grave, progresiva e irreversible y con riesgo evidente e inminente de muerte tiene todo el derecho a pedir un final digno a su médico. De manera justificada y consciente. Eso significa que nadie tiene el derecho a seguirlo sometiendo a prácticas de ninguna índole para prolongarle la vida de forma artificial. Y, por contra, existe la obligación de acatar su deseo de dejarlo morir tranquilo o de acelerarle la muerte en el momento que él quiera. El debate solo debería plantearse en otros casos en los que los enfermos no tienen capacidad de decidir o su situación no es irreversible.

PEDIR PERDÓN

garces pilarHa elegido el presidente de México el momento menos idóneo para exigirle al jefe del estado español, Felipe VI, que pida públicas disculpas por las matanzas sufridas cuando Hernán Cortés llegó a sus tierras hace ahora 500 años y fundó Veracruz. Nos ha pillado Andrés Manuel López Obrador un pelín con el paso cambiado. Con lo entretenidos que estábamos en el duelo de estilos entre las primeras damas de Argentina y España en la visita oficial de los Reyes a aquel país. Esa es nuestra guerra, y en eso consiste nuestra política exterior: en que nuestra reina epate vestida de Zara en los cócteles y que no nos cuenten mucho más de lo que se dirime en esas visitas, que nos importa un bledo. La petición ha caído como una bomba en las ardientes redes sociales hispanas y en la recalentada campaña electoral, y ha obligado a muchos a buscar en Wikipedia el nombre del conquistador, para dilucidar rápidamente si conviene ponerse de parte del español, como en Eurovisión, o de los agraviados mexicanos; si los primeros pobladores de México son víctimas olvidadas de la historia, o si se meten con el marido de Letizia porque no se atreven con Donald Trump y su muro anti espaldas mojadas. Dale me gusta si vas con Descubrimiento, o púlsalo si lo consideras un Genocidio. Con una fuerza política de ultraderecha que ha expresado su deseo de impulsar nuestra propia Asociación Nacional del Rifle, y un PP cuyo líder responde a preguntas de los niños que la caza se practica "para que los animalitos no se pongan enfermos" me temo que la solicitud de reparación de López Obrador le van a faltar fans. El Gobierno socialista la ha rechazado por "extemporánea", alegando que no se pueden aplicar a aquellas gestas los actuales parámetros de respeto por los derechos humanos, y solo Podemos ha reclamado que se acepte el envite de la nación norteamericana y se entone el mea culpa.

RAJOY Y JORGE FERNÁNDEZ EN LA TRAMA CONTRA PODEMOS

Un enviado del director de la Policía española ofreció a un exministro de Hugo Chávez, acusado de corrupción y huido de la justicia venezolana, identidades nuevas, documentación y hasta “una nueva vida” en el país ibérico. A cambio, solo tenía que vincular la financiación de Podemos con el Gobierno de Venezuela. Lo publica el digital Moncloa.com, que añade como prueba audios grabados durante el encuentro. Nuestro compañero Francisco Guaita nos amplía los detalles.

tramaEl inspector José Ángel Fuentes Gago fue el encargado, en abril de 2016, de ofrecer protección al exministro chavista Rafael Isea en España, cumpliendo, según sus propias palabras, “un mandato” que procedía del entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Así lo confirma el contenido del documento de audio  difundido en exclusiva por el diario digital Moncloa.com, que asegura que la Policía grabó, en secreto y clandestinamente, la negociación entre Fernández Gago, Isea y el abogado de este, Martín Rodil, en el marco de una reunión que mantuvieron en el consulado de España en Nueva York, el 12 de abril de 2016, en la que también estaba presente el jefe de la Brigada de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF).

ESTADO DELINCUENTE

ALFONSO2Lo que habría que dilucidar es si el comisario jubilado y próspero empresario José Manuel Villarejo es el síntoma de una patología del Estado o, por el contrario, una acabada expresión del funcionamiento habitual de sus intestinos. Sea abominable anomalía o brillante emprendedor de la coprofagia entre otros, lo más notable de Villarejo es que aprendió el oficio de espía y conspirador en el seno del Estado, durante años de servicio en la lucha limpia y sucia contra ETA y recabando información delicada contra los enemigos del gobierno de turno, al servicio de la socialdemocracia céntrica, centrista y centrada o del conservadurismo uno, grande y libre que pactó con Arzallus y Pujol. Después se dedicó a monetizar su agenda, su know how y su capacidad técnica y logística. Y se hizo rico.

LA GUERRA SUCIA CONTRA PODEMOS

RAFAEL ALVAREZAhora parece lejano pero no lo fue. Hubo un momento en el que la irrupción de Podemos supuso una amenaza al Estado o, en modo de Antonio Gramsci, al poder establecido y su hegemonía cultural. Coincide con las elecciones europeas de 2014 que activa las alarmas de derrumbe del bipartidismo y obliga a acelerar la abdicación del rey Juan Carlos I. Las encuestas apuntalaban el auge de Pablo Iglesias y los suyos a costa del PSOE y, por lo tanto, una de las piezas fundamentales del sistema podía deshacerse dejando solo al PP. ¿Con quién interactuar entonces? Lo que indigna es que vamos conociendo que los resortes del poder central se movieron en los ámbitos policiales y mediáticos para ir desautorizando la credibilidad de Podemos al precio que fuera y sin reparar en los instrumentos necesarios a emplear.

La brigada patriótica es similar, aunque sin matar, a los GAL en tiempos de Felipe González. De hecho, el comisario Villarejo tan vilipendiado actualmente fue de extraordinaria necesidad para los intereses del poder estando al servicio del mejor postor. Lo que ocurre es que ahora nadie sale a defenderlo y muchos miran hacia otro lado olvidando, de repente, los favores que este individuo les prestó. ¿Se cuida así la democracia? Para nada. Todo lo contrario. Una cosa son los secretos de Estado, o la razón de Estado apelando a Nicolás Maquiavelo, y otra bien diferente la podredumbre moral. El fin justifica los medios, dirán algunos, pero incluso no siempre es así pues ETA no acabó precisamente por los GAL.

Página 8 de 49