TIRANDO POR LA CALLE DE EN MEDIO

garces pilarQue la gran causa contra la corrupción empresarial y policial del caso Cursach se lleve por delante en primer lugar la libertad de información dice mucho de lo que podemos esperar del resto de la investigación

Me pregunto qué tipo de prensa lee el juez Miguel Florit, que hace unos días ordenó requisar los teléfonos móviles, ordenadores y documentación de dos periodistas, Kiko Mestre de DIARIO de MALLORCA y Blanca Pou de la Agencia Europa Press. Ambos habían accedido al contenido de un informe económico elaborado en el marco de las pesquisas del caso Cursach, la gran causa por corrupción contra el empresario de la noche, donde la brigada de blanqueo de la policía concluía en un posible fraude de más de sesenta millones de euros. La publicación fue denunciada por las defensas del magnate y otros imputados por revelación de secretos. Pese a que los reporteros no son objeto de la investigación, sino que se trata de averiguar quién filtró un parte de un sumario secreto, han sido precisamente ellos quienes han sufrido la mayor embestida de la maquinaria judicial en la forma de unas diligencias practicadas por la policía y avaladas por la fiscalía y el juez que suponen una auténtica agresión al trabajo informativo.

CARNET DE ESPAÑOLIDAD

LUISA DEL ROSARIOBuena parte de la historia de la antropología es ciertamente vergonzosa. Demuestra con qué ojos iba el ser humano blanco occidental al «análisis» de las sociedades «primitivas». Con qué superioridad «civilizatoria» estudiaba al «otro», un extraño de costumbres raras, cuando no directamente salvajes.

Pero hubo un día en que la teoría social y cultural cambió radicalmente de la mano de investigadores y antropólogas libres de racismos, xenofobias y etnocentrismos. En el siglo XXI ya no hay que pasarse tres meses viajando para llegar a un pueblo recóndito a conocer otras formas de vida, porque están entre nosotros. La España uniforme y homogénea, el sueño de cualquier régimen dictatorial que se precie, es hoy imposible. Pero es común entre nuestros políticos profesionales apelar a una ciudadanía así, homogénea y plana. Hablan de la familia «tradicional», del español «con dos cojones» y la española de ocupación «sus labores». Hablan de la «indivisible unidad de España» como si el flamenco lo petara en Galicia y el aurresku fuera el último grito en Canarias. Para ellos no hay gays, lesbianas, ni personas trans. No hay divorciados ni separadas, ni feministas ni perroflautas. No hay gitanos, ni negras, ni chinos. La pluralidad chirría y les duele. Por eso ellos reparten el carnet de españolidad y si no les gustas, fuera. Para eso quieren mandar.

DISCULPAS Y ERROR, PALABRAS TABÚ EN POLÍTICA

gaumetHay palabras tabú, diría incluso que proscritas, en el argumentario de los partidos políticos. No hay manera de que pidan disculpas, ni de que asuman errores. Lo hemos vuelto a vivir este pasado domingo, tras el sorprendente resultado de las elecciones andaluzas. La socialista Susana Díaz se metió tal batacazo que en Ferraz ya le han perdido hasta el respeto, pero la todavía presidenta de la comunidad, aunque ya en funciones, no ha sido capaz de entonar el mea culpa. La responsabilidad de lo que ha pasado la tuvo hasta el tato, ella no. Ni tampoco el resto de los políticos andaluces, desde Teresa Rodríguez a Juan Manuel Moreno, todos esos que también fueron castigados en las urnas, por mucho que quieran disfrazarlo, y que han provocado tanto el hartazgo de una sociedad que ha acabado tirándose a los brazos de una alternativa, la de Vox, que vende soluciones que no solo chocan con la Constitución española (como el mapa autonómico), sino con los más elementales derechos humanos.

CAMBIO DE CONTENEDORES MÁS QUE NECESARIO

“Nos alegramos de que se cambien los contenedores, pero primero donde más falta hace” Juan C. Atta

Contenedor roto La PalmaLa empresa Ayagaures MedioAmbiente ha empezado a sustituir los contenedores en mal estado por contenedores nuevos. Según recoge el contrato de limpieza con el Ayuntamiento de Valsequillo, la concesionaria debe reponer entorno a 550 contenedores durante el primer año. “Desde Asamblea Valsequillera aplaudimos y nos alegramos de que se comiencen a sustituir los contenedores en mal estado. Lo que si le pedimos al grupo de gobierno es que priorice las necesidades, porque han comenzado por los contenedores que estaban detrás del mercadillo, cuando hay otros contenedores que están en mucho peor estado que estos. Las necesidades hay que atenderlas priorizando las urgencias” explica Juan Carlos Atta, portavoz de Asamblea Valsequillera.

¿RECICLAR EN LOS LLANETES? MISIÓN IMPOSIBLE

Contendores 02 680x450Asamblea Valsequillera vuelve a constatar la doble vara de medir que el grupo de gobierno en Valsequillo (Asba-PSOE) aplica entre los diferentes barrios del municipio. Mientras en el Casco del municipio abundan los contenedores de reciclaje (cartón, plástico, ropa, aceite) y ya se están sustituyendo los contenedores viejos por los nuevos, en el barrio de Los Llanetes es imposible reciclar porque no existe un solo contenedor que cumpla esta función.

Todo para unos y nada para otros

La semana pasada, varios vecinos y vecinas de Los Llanetes pusieron en conocimiento de Asamblea Valsequillera este ejemplo de discriminación clara y evidente. Y los concejales de Asamblea Valsequillera lo pudieron constatar el pasado fin de semana a través de imágenes. “Es lamentable que invitemos a nuestros vecinos y vecinas a reciclar, a ser respetuosos con el medio ambiente, a colaborar con la separación de residuos en origen, pero les neguemos los medios para hacerlo. Esta es una muestra más de la discriminación entre barrios que aplican Asba y PSOE. Todo para unos y nada para otros”, denuncia Juan Carlos Atta, portavoz de Asamblea Valsequillera.

Página 8 de 38