SE DICE MALTRATADOR, SEÑOR CASADO

gaumetComo no me gusta hablar de oídas, o que sean otros los que me cuenten las cosas, manipuladas o no, recurrí a internet y visioné la parte de la entrevista que le hizo TVE este lunes al presidente del PP, Pablo Casado. El periodista le hace una pregunta sobre qué posición adoptará su formación, la del PP, respecto a la petición de Vox de conocer la identidad de los profesionales que trabajan en las Unidades de Valoración Integral de Violencia de Género en Andalucía. Y el señor Casado, aparte de no contestar qué harán finalmente, y de advertir de que el PP no acepta lecciones de nadie en la lucha contra esta lacra, alude a su apuesta «por la autonomía de las mujeres» para que puedan «dar un portazo a esa persona que no se está portando bien con ellas».

La lucha contra esta violencia no debe ser ni de derechas ni de izquierdas. Esta batalla exige unidad de acción.

POR LA FEMINIDAD

LUISA DEL ROSARIOEl partido de ultraderecha que lidera el extremista Santiago Abascal ha pedido al Parlamento andaluz que le entregue los nombres, estudios y número de registro en los colegios profesionales de todas aquellas personas que trabajan en temas relacionados con la violencia machista en la Junta. Personal de psicología, forenses, judicatura,…

La lucha contra las mujeres ocupa el primer puesto en las prioridades de la ultraderecha, que acaba de tumbar en el senado una declaración de la Cámara Alta contra la homofobia. Eso es lo que entienden por hacer política. Miedo da cuando accedan directamente a ese y otros registros.

El penúltimo disparate de estos nostálgicos de la Reconquista es convocar para el 10 de marzo, con asociaciones afines a esa idea contraria a la pluralidad, una manifestación para <<reivindicar la feminidad>>, tal y como la entienden ellos.

QUIÉN SE COME A QUIÉN

javier duranEn Andalucía parece que se vuelve a poner a prueba un segundo episodio del histérico del bigotito que se adueñó de Alemania (y luego del mundo) poniéndole trampas de cazador a la República de Weimar.

Tal como se habían comprometido en la zona más ultra de su programa electoral, Vox ha empezado la operación de desgaste de la Ley de Violencia de Género, mientras sus socios-el PP y Cs- no paran de repetir que resistirán las presiones, es decir, lo mismo que decía la socialdemocracia asediada por el nazismo. Abascal, que ha vuelto a decir que no será una “muleta” pasiva para sostener el ejecutivo andaluz, ha pasado a los hechos y ha pedido por vía parlamentaria a través de Francisco Serrano una lista de los funcionarios que trabajan contra la violencia de género, dadas las quejas por ser de ideología de izquierdas y por carecer de conocimientos para emitir los informes que sustentan las decisiones de los jueces. Mientras la sociedad contempla despavorida los casos cada vez más espeluznantes de violencia de género, como son los descuartizamientos (Lanzarote) o de canibalismo (el hijo que se alimentó del cuerpo de su madre en Madrid), Vox habla de “una industria de género” y se escuda en unas supuestas estadísticas de hombres sometidos por las mujeres, ya sea en la custodia de los hijos o en la asignación de pensiones.

ULTRADERECHA, FACTORES MÚLTIPLES

Enrique BethencourtEn torno al ascenso de las fuerzas de ultraderecha que se viene produciendo de forma acelerada en todo el mundo se articulan muchos análisis, a veces contradictorios entre sí, a veces complementarios. Unos acercamientos al fenómeno que incluyen aspectos que van desde la desarticulación de los estados y la falta de protección de los más vulnerables a la reacción frente a la corrupción entre empresarios y políticos, pasando por los efectos de las políticas de austeridad y recortes o, asimismo, la puesta en marcha de una máquina de distribución de mentiras que son fácilmente asimiladas por amplios sectores.

Con relación al efecto de las políticas anticrisis las consecuencias parecen claras. El panorama posterior al proceso nacido en 2008 ha sido el de un mundo con ricos más ricos y pobres más pobres. Se ha producido una auténtica y vergonzante transferencia de renta de los que menos tienen a los que más tienen. En el camino se han debilitado elementos que contribuyen a una mayor equidad social, como los servicios públicos, de los que en Canarias y en España se ha detraído recursos económicos y se ha reducido el número de sus profesionales.

LA DERECHONA RANCIA

juan ojeda2Se ponen los partidos en velocidad de crucero ante las dos fechas electorales que se avecinan. Engrasan sus maquinarias mediáticas para fidelizar al electorado en base a mensajes que en la mayoría de los casos requieren de un profundo análisis para que el ciudadano oriente su intención de voto. Pero aún y así, nadie asegura que el votante sea consciente del alcance y el contenido real de los argumentos que muchos partidos esgrimen a la hora de intentar convencer. Es más, tampoco es fiable que cuando decidamos emitir nuestro voto en función de un contenido programático determinado, este se vaya a llevar a efecto con todas las consecuencias y no sea un papel al viento que una vez decantadas las urnas, “si lo dije no me acuerdo”.

Y es que estoy cansado de escuchar o leer en los medios afirmaciones o comentarios que las más de las veces te hacen sudar copiosamente o tirarte de los pelos y en ese tris me pone muchas veces esta derechona actual cada vez más extrema y extremista. Baste escuchar a Casado cuando plantea que hay que cambiar la ley del aborto para que se “sostengan las pensiones” y mi hombre se queda tan fresco soslayando cualquier otra medida que si puede ir en beneficio de la natalidad. Culpar al aborto del descenso de la natalidad es un insulto a la inteligencia, porque sería como decir que todas las mujeres que se quedan embarazadas tienen como objetivo abortar. Una de tantas mentiras o manipulaciones que nos intenta vender la derecha con el fin de captar la atención de la sociedad más retrógrada.

Página 7 de 45