Viernes, Julio 10, 2020
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

MIEDO AL FEMINISMO

amparoAMPARO RUBIALES

El feminismo ha conseguido mucho y le tienen miedo, de ahí que hayan intentado criminalizar la manifestación del 8 de marzo en Madrid

levo desde 2009 escribiendo artículos: primero, semanalmente, y luego, mensualmente. Sólo en una ocasión, por motivos de enfermedad familiar, he dejado de hacerlo; siempre escribo sobre igualdad, sobre feminismo, porque así lo decidí desde el comienzo.

Cuando empezó el confinamiento en el mes de marzo, pensé no escribir; el desánimo, la angustia, el dolor de aquellos días, que no han pasado del todo, me hacían no tener ganas, pero el 31 de marzo, acabando el mes, deseché la idea cuando me tropiezo con la noticia de que un abogado, con oscuro currículum, provoca la apertura de diligencias contra el Gobierno por la celebración de la manifestación del 8-M en Madrid, y una jueza, ya tristemente famosa, abre la primera pieza penal de la historia por esa manifestación, olvidándose de las otras muchas manifestaciones y concentraciones que ese mismo día se produjeron en España y en el mundo entero.

feminismo

Durante los meses de confinamiento y desescalada, el único procedimiento judicial realizado ha sido contra esa manifestación, un procedimiento kafkiano, que nos ha tenido ocupados/as haciendo que olvidemos otras cosas realmente graves. Un informe de la Guardia Civil ha provocado una crisis de credibilidad en una institución tan seria, y a la que tanto respetamos, con un informe incalificable.

¿Qué explicación tiene esta lamentable historia judicial, la única realizada en plena crisis, con el país casi cerrado? Pues la de siempre: el patriarcado, la organización social que tenemos, de la que participan hombres y mujeres -no basta ser mujer para no ser machista-, ha buscado el estado de alarma para condenar al feminismo.

El origen del 8-M se remonta al 8 de marzo de 1875 en el que se produce una marcha de mujeres trabajadoras textiles en Nueva York contra sus bajos salarios que terminó con 120 mujeres muertas; más tarde (1911), y en la misma ciudad, se produce un gran incendio en una fábrica textil en el que mueren asfixiadas otras 146. Es en 1910 cuando Clara Zetkin, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, propone el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Muchos años más tarde, la Asamblea General de la ONU invita a que se conmemore un día al año como "Día de las Naciones Unidas para los derechos de las mujeres y la paz internacional" (1977). El 8 de marzo se fue consolidando, en todos los países, en diferentes momentos de su historia, como un día reivindicativo que sirve de aldabonazo para seguir gritando que la mitad de la humanidad, que las mujeres queremos los mismos derechos reconocidos a los hombres.

Ha pasado, pues, más de un siglo, estamos mucho mejor, aunque nuestra vida siga siendo muy desigual. El patriarcado está muy enraizado, pero ya el 8 de marzo no tiene más definición que esa, 8-M, como ocurre con el 1 de mayo.

Por cierto, los orígenes del 1 de mayo son también de aquellos mismos años, 1875, "en homenaje a los mártires de Chicago, sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en EEUU por participar en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de 8 horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886". A finales de ese año se consiguió la jornada de 8 horas, y se comenzó a rememorar el Primero de Mayo como día Internacional de los Trabajadores.

¿Y con las trabajadoras qué pasaba? ¿No había? ¿Por qué se pide un día propio para la mujer trabajadora? Las mujeres han trabajado desde que el mundo es mundo; no eran, inicialmente, asalariadas; trabajo siempre han tenido, empleo remunerado más tarde, sobre todo, con la industrialización, en los periodos de entreguerras, en los que disminuye la mano de obra masculina. En la mayoría de los países, las mujeres consiguen el derecho al voto después de las dos guerras mundiales. A la lucha por el voto, se une la reivindicación de acceso a la educación y la de mejorar sus condiciones de trabajo: brecha salarial, doble jornada y tantas otras cosas que todavía tenemos que reivindicar.

Sin embargo, el feminismo, el movimiento de liberación de la mujer, ha conseguido tanto que nos tienen miedo, y por eso, entre otras muchas cosas, han intentado criminalizar nada más y nada menos que la manifestación de Madrid del 8-M. No han podido, de momento, con nosotras, y no podrán. El año que viene, y el otro y el otro, mientras haga falta, estaremos en la calle como expresión del poder imparable de las mujeres. Por la igualdad y la no discriminación. Sin miedo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar