Domingo, Septiembre 15, 2019
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

DE VISITA A LA ZONA QUEMADA

suarez alamoEs de agradecer que los ministros Luis Planas, Margarita Robles; el presidente del PP, Pablo Casado; el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, hayan cogido un avión para desplazarse a Gran Canaria a interesarse por el operativo de lucha contra el fuego y atención a las miles de personas evacuadas. ¡Qué menos!, pensará más de uno, pero no es menos cierto que se han notado bastante algunas ausencias, porque para algo existen líderes políticos y cargos electos de Canarias y de Gran Canaria a los que todavía seguimos esperando.

menos fotos

Tanto Casado como Sánchez se han comprometido a agilizar las ayudas para compensar los daños. Otra cosa que es de agradecer pero que resulta muy necesaria, pues la experiencia enseña que pasan meses, sino años, entre el suceso y el ingreso en cuenta de esas ayudas. No hay más que preguntar a los afectados por los anteriores grandes incendios.

Pero más allá de este hecho puntual, ojalá esos desplazamientos hayan servido para que asuman todos -con independencia del color político- que el hecho insular tiene unos condicionantes específicos que también agravan problemas como el del incendio. La lejanía, la fragmentación territorial y una orografía tan espectacular como desafiante para los medios aéreos y terrestres han sido condicionantes que dificultaban la lucha contra el fuego. Desalojar a diez mil personas de una isla y garantizar una atención de calidad obliga asimismo a un despliegue casi sin precedentes. Y todo eso tiene un coste. Cuando pasen unas semanas y se haga balance, comprobaremos que la factura del incendio es millonaria. Pensaremos entonces que no hay dinero pagado más a gusto que ese visto el esfuerzo y entrega de las centenares de personas integradas estos días en el operativo, pero ese reconocimiento no rebaja la cuantía del coste.

Así las cosas, el incendio quizás haya servido también para acercarnos a la península. O que algunos en la península nos entiendan mejor y nos sientan más próximos. Pero eso no debe ser flor de un día. Por eso, bienvenidos sean los compromisos de Casado, Sánchez y quienes quieran acercarse a interesarse por lo ocurrido, pero el agradecimiento será mayor si se perpetúa en el tiempo una política específica para atender nuestras singularidades. Si dentro de dos semanas vuelven en Madrid a pensar que somos tan solo un destino turístico envidiable por nuestro sol, las playas y los hoteles, con el añadido de que nuestra fiscalidad es más baja, entonces de poco habrá servido tanto viaje exprés a sobrevolar la zona arrasada por el fuego.

Francisco Suárez Álamo (C7)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar