Miércoles, Octubre 16, 2019
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

CANARIAS Y LA IZQUIERDA ROTA

rafael alvarezLa semana que acaba supone un punto de inflexión en la agenda política. Ya nada será como antes. El PSOE no regresará al triunfalismo añorado de tiempos del bipartidismo y Podemos observará que la izquierda que pretendió asaltar el cielo se fragmentará y probablemente aparezca una tercera formación liderada por Íñigo Errejón y Manuela Carmena. La oportunidad histórica de una coalición de izquierdas o frente popular (esgrimiendo el lenguaje de la Segunda República) quebró. Incluso, en el mejor de los supuestos, si llegara un hipotético acuerdo en septiembre no durará los cuatro años ni consumará la legislatura con las premisas vistas en el Congreso de los Diputados. La relación está rota. La confianza es mínima. Y Pedro Sánchez va camino de convertirse en Mariano Rajoy. Se barrunta que su estancia presidencial está ya acotada. Si hay abstención de las derechas, que no la habrá, será condenado desde la izquierda por otro viraje camaleónico, esta vez a son de socioliberal. Si llegase a una alianza con Podemos, el rey no repetirá intento de investidura sin estar cerrado de antemano, el día a día del Gabinete recordará las mejores memorias republicanas durante la Guerra Civil.

Abrazo Sanchez Iglesia

¿Qué va hacer Ángel Víctor Torres? La pugna desatada entre las izquierdas en Madrid se trasladará antes o después al conjunto de la España autonómica. El PSOE ataca a Podemos, quiere cargárselo, y los dirigentes territoriales de Podemos algo tendrán que decir para defenderse y no quedar absorbidos por el discurso oficial socialista. Si no hay respuesta al asunto catalán, Nueva Canarias (que es nacionalista) tendrá que dictar su propio argumentario que le desmarque de la sucursal del PSOE que obedece a Ferraz. No olvidemos que los escaños de ERC los necesita Sánchez.

«La monserga de la italianización de la política española se quedará corta. Prepárense para un otoño movido en el que asistiremos a una espiral de hechos desconocidos»

El descontento social aumenta. Y supone una oportunidad para las tres derechas en las elecciones generales del 10N. Sin embargo, también es el caldo de cultivo para la apatía política o movimientos antisistema. Un contexto social que romperá a los partidos tradicionales (PP y PSOE) frente a la esfera política inaudita que viviremos. La monserga de la italianización de la política española se quedará corta. Prepárense para un otoño movido en el que asistiremos a una espiral de hechos desconocidos. Cuando Rajoy, el PSOE se dividió por completo en una cruenta lucha interna. Ahora veremos cosas similares porque alguien se tiene que sacrificar si desea desatascar la ingobernabilidad actual. Como nadie lo hará, porque supondría su final político, la cita con las urnas se antoja inevitable. Eso sí, la ocasión perdida por la izquierda costará muy cara. El tobogán político otoñal promete. El sistema de partidos no casa con las reglas electorales impregnadas por el espíritu constitucional del 78 que sirvió de bisagra entre la dictadura y la democracia. Estamos ante un ciclo protoconstituyente. Y mientras tanto la izquierda se desgarra. El PSOE no asume que concurran otras siglas dentro de la izquierda y pretende monopolizarla. Y Podemos sabe que el pulso social e intergeneracional tras la Gran Recesión de 2008 no es el de antes. Abran juego.

Rafael Álvarez Gil

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar