Martes, Agosto 20, 2019
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

YO LO TENGO CLARO, ¿Y TÚ?

unidas podemosTras las movilizaciones del 15M allá en el 2011 me sentí totalmente identificado con todas sus consignas y apoyé cada vez que tuve oportunidad la lucha de los indignados en contra del deterioro que estaba sufriendo la sociedad en general por culpa de la mala gestión política, de los abusos de la banca y de las imposiciones abusivas del capitalismo contra una clase obrera y clase media que se las veía y deseaba para salir adelante. Y ese apoyo personal lo adquirí por mejorar nuestro futuro más inmediato dada la desidia y abandono de lo público por parte de quienes nos han gobernado hasta ahora, teniendo claro que para mí una cosa es España y otra bien distinta Canarias.

 

Todas estas sinergias sociales generadas por la lucha en la calle desembocaron en la creación de un partido aglutinador que fuera la voz del movimiento dentro de las instituciones y que llevaran adelante las demandas de la calle en la búsqueda de cambios reales en beneficio del mantenimiento del estado del bienestar y los derechos sociales conseguidos hasta el momento. Aparece Podemos en 2014 consiguiendo una importante representación para las europeas y ello sentó muy mal al stablishment bipartidista instaurado en el poder desde la transición y por ello se encargaron, cara a las generales de 2015, de enfangar totalmente el nacimiento de este nuevo partido progresista y de izquierdas surgido desde las asambleas populares. Tal es así que echaron tanta basura a través de los medios, que si bien consiguieron una alta representación en el congreso de los diputados (69 miembros), no se llegó a lograr anular el poder de quienes habían gobernado alternativamente durante toda la democracia.

unidas podemos2Pero hete aquí, que después de las muchas denuncias con respecto a presuntas financiaciones ilegales o poco éticas, que en ningún momento se pudieron demostrar y que en diversas sentencias judiciales determinaron que no existía delito alguno; los medios de comunicación a sueldo de espurios intereses políticos y económicos seguían echando leña al fuego para conseguir el desprestigio más absoluto de podemos y sus miembros. Horas y horas de programas televisivos y de radio, ríos de tinta en medios escritos afines al poder, etc; continuaron machacando sobre el tema, sumándole a esto periodistas bien pagados, políticos de turno que día sí y día también insistían en lo mismo a sabiendas de que estaban engañando y manipulando a la ciudadanía con la intención de coartar su capacidad de decisión libre, a sabiendas de que nada de lo que argumentaban estaba respaldado documental o judicialmente.

Ahora me pregunto, dónde están esos medios, la justicia y esos políticos plantados en la vileza, cuando se descubre tras las investigaciones a Villarejo que en lo referente a Podemos se pusieron en marcha las cloacas del estado, usando dinero y medios públicos para pagar a testaferros políticos, a periodistas y policías para realizar esa campaña de acosos y derribo que podía desestabilizar su apoltronamiento en los gobiernos habidos hasta ahora. ¿Por qué ahora no se hacen programas monográficos, tertulias y debates sobre toda esa manipulación y uso fraudulento de los mecanismos del estado para limpiar todo lo que enfangaron? Claro, eso no interesa porque “mancha que algo queda”, una vez vertidas las mentiras, para qué desmentirlas.

En la misma línea lo pasado con Victoria Rosell en Canarias, dónde el señor Soria y el juez Alba se las ingeniaron para quitar de circulación a la candidata de Podemos, dado que era una contrincante con garantías de éxito. Después de eso, el sr Soria aparece en los papeles de Panamá y el sr Alba está investigado por diversos delitos y por utilizar la justicia para sus batallas particulares. Con esas pendencias, no fue nada extraño que en la presentación de Vox en Las Palmas estuviera sentado en la primera fila.

Una de las últimas cantinelas conque los medios se han ensañado es con la escisión de miembros relevantes de Podemos, como si fuera algo supernovedoso, pero como el enemigo a batir es unidireccional, para nada se preocupan de cuestionar la gran cantidad de tránsfugas y fichajes estrellas que han hecho sobre todo los partidos de la derecha, con movimientos entre ellos o incluso captados desde las filas socialistas, hasta rescatados de los cuarteles o de la reserva. Un verdadero mercadeo político al puro estilo futbolero, fichan gente no por su ideología, sino por el rédito electoral que les pueden dar. Véase del caso del Garrido (expresidente pepero de Madrid a Cs) entre otros ejemplos.

Está claro que todo lo expuesto me afianza aún más en continuar siendo un fiel seguidor de los planteamientos de Podemos e incluso me encuentro entre sus inscritos, porque a pesar de todo lo que han tenido que aguantar de las cloacas del estado, se han mantenido fieles, conservando la misma esencia que el mandato de las movilizaciones populares del 15M les encomendaron. Cierto que en todos lados hay ególatras y gente con exceso de protagonismo, pero que el ciudadano tenga capacidad de decisión, que pueda hacer propuestas, que su voto cuente a nivel interno de un partido es de suma importancia. Que aún sin estar en el gobierno de España hayan luchado por conseguir la subida del SMI a novecientos euros, no siendo ese el tope que se marcan de cara al futuro, que su lucha vaya encaminada a una mejora de la calidad de vida de nuestros mayores consolidando unas pensiones dignas a pesar que el resto de partidos empantanaron posibles acuerdos del Pacto de Toledo, que el rescate de 60.000 millones de euros de todos que se fueron para la banca que nos asfixia, que la igualdad, el feminismo, la educación y la cultura sean sus banderas, que el diálogo y la capacidad de escucha sean sus principios básicos, son una ingente cantidad de motivos que me hacen apostar por un cambio político real, que defienda los intereses del ciudadano no del capitalismo y la banca, de las grandes fortunas, de los grandes lobbies, de las eléctricas, etc.

Y, ese cambio político real no se puede dar sin el voto comprometido de los ciudadanos, sin miedo, afrontando el hecho de que cada cuatro años tienes una nueva oportunidad si lo elegido no responde a nuestras expectativas. Por ello, yo para estas elecciones 2019 voy a votar en las generales a Podemos, pero solo al Congreso de los Diputados, para el senado no emitiré mi voto porque estoy en contra de sus existencia por su inutilidad y el alto coste que supone para el erario público.

Yo lo tengo muy claro, ¿y tú?

JUAN ANTONIO OJEDA MUÑOZ

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar