YO LO TENGO CLARO, ¿Y TÚ?

unidas podemosTras las movilizaciones del 15M allá en el 2011 me sentí totalmente identificado con todas sus consignas y apoyé cada vez que tuve oportunidad la lucha de los indignados en contra del deterioro que estaba sufriendo la sociedad en general por culpa de la mala gestión política, de los abusos de la banca y de las imposiciones abusivas del capitalismo contra una clase obrera y clase media que se las veía y deseaba para salir adelante. Y ese apoyo personal lo adquirí por mejorar nuestro futuro más inmediato dada la desidia y abandono de lo público por parte de quienes nos han gobernado hasta ahora, teniendo claro que para mí una cosa es España y otra bien distinta Canarias.

EL VALOR DE LA SINCERIDAD

"Algunos parecen dar por sentado que en esta sociedad una mentira o un eslogan repetidos hasta la saciedad, acaban por convertirse en verdad"

segismundoLa sinceridad es el modo de expresarse sin mentiras ni fingimientos e implica el res­ peto por la verdad. Como los demás valores, no es algo que debemos esperar de los demás, es un valor que debemos vivir para ser dignos de confianza. Es un valor que caracteriza a las personas por su actitud congruente, que mantienen en todo momento, basada en la veracidad de sus palabras y acciones.

Parece sencillo decir siempre la verdad pero resulta una tarea muy dificultosa para algunas personas y, sobre todo, en el campo de la política como comprobaremos en la campaña electoral en la que promesas, propósitos de enmienda, acusaciones, discusiones, declaraciones en busca de un titular en los medios de comunicación, etc., etc. van a intentar llevar a los ciudadanos el convencimiento de lo que es mejor para ellos. Protagonistas de todo ello van a ser una serie de personas de muy variados estilos, preparación, credibilidad y sentido del servicio a la ciudadanía y que sufren por estas fechas de una amnesia preocupante y achacarán a otros los defectos de ellos mismos, haciendo gala así de una falta de sinceridad. Se intentará introducir el desequilibrio y crear un clima de crispación y de intriga en el que muchos políticos se desenvuelven a las mil maravillas porque quizá sea lo único que saben hacer. Todo un mosaico de actitudes va a estar a la disposición de quien quiera verlo y analizarlo y comprobar quizá que cada vez hay menos ideologías y más intereses.

UN ESPEJO

victorianoEstá muy extendida la idea de que hay cosas que mejor no tocar. Es lo que se acostumbra y, por ello, parece que se comete un sacrilegio si alguien decide tocarlo.

La campaña electoral y el desarrollo de la jornada final en las mesas electorales son dos ejemplos de fórmulas que requieren una urgente revisión.

Como era de esperar, ya tenemos las calles empapeladas con la tradicional cartelería con los rostros de los principales candidatos. A estas alturas, ¿alguien aún piensa que la ciudadanía se decantará por un candidato en concreto porque su rostro le persiga, para convencerlo en cada esquina de su barrio o ciudad?

El lado positivo de ese gasto inútil de papel es que las imprentas habrán reforzado sus plantillas y que detrás de esos cartelones y las octavillas que se repartirán hay muchos profesionales que han podido ganar un pellizco más de dinero a final de mes.

EL 28 NO PODEMOS FALLAR

ronalEl futuro de miles de inmigrantes que residen en España sin apenas derechos ni opción al voto, la amenaza de abolición de la ley de violencia de género, el feminismo, los presos políticos, las autonomías, el racismo, la sanidad pública, la ley de memoria histórica, el maltrato animal, la defensa del bien común, los presupuestos generales, la solidaridad con los otros pueblos, la libertad de expresión... Tanto en juego, tanto por hacer y mejorar, y el peligro de volver a retroceder. Faltan solo cinco días para una jornada que será histórica. Esa sensación de que nada cambiaba con el binomio PSOE-PP repartiéndose legislaturas como Barça y Madrid se reparten Ligas ha llegado a su fin. Gobernarán, pero no lo harán solos ni con la libertad que les gustaría. Y ahí va a estar la diferencia. Solo un pacto entre PSOE y Ciudadanos mitigaría un giro necesario desde hace décadas, pero que conlleva el grave peligro de que caiga hacia el lado equivocado. Andalucía bien lo sabe.

LA HISTORIA LA ESCRIBES TÚ

pablo3Estos días recibirás muchas cartas llenas de palabras fáciles y falsas promesas. Unos te escribirán para decirte que, si los votas, defenderán a España, aunque hace pocos meses estuvieran saqueándola desde el Gobierno. Otros que ahora sí que harán todas esas cosas que no quisieron hacer mientras gobernaban. Yo prefiero pedirte simplemente que recuerdes todo lo que ha ocurrido en los últimos 5 años.

Muchas veces te dijeron que no se podía, y muchas veces se pudo. Te dijeron que en España solo se podía elegir entre lo malo y lo peor, y mandamos el bipartidismo al museo de la historia. Te dijeron que era imposible castigar la corrupción y sacamos a los corruptos del Gobierno. Te dijeron que no se podían subir los salarios y logramos el mayor aumento del salario mínimo de la democracia. Te dijeron que cuando gobernáramos no saldría agua de los grifos y lo que hicimos fue arreglar el desastre económico que dejó la derecha en las principales ciudades del país.

Página 1 de 45