Sábado, Noviembre 23, 2019
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

Viaje a Palestina 6

FOTO2Día 6. Operación Plomo fundido.

Nunca olvidaré la fecha del 27 de diciembre de 2008. Según nuestro plan de viaje, aquel día debíamos regresar a Tel Aviv para vernos con representantes del Gobierno israelí, con el objetivo de entregarles una carta firmada por cientos de colectivos y asociaciones, en la que se exigía: la retirada inmediata del ejército y de los colonos israelíes de los territorios palestinos ocupados; el cese del bloqueo sobre la Franja de Gaza y la puesta en marcha de un proceso negociador que condujera al fin del conflicto entre Israel y Palestina.

Sin embargo, esa carta nunca llegamos a entregarla porque alrededor de las once y media de la mañana, aviones y helicópteros israelíes iniciaron un bombardeo demoledor sobre más de cincuenta objetivos de Hamás en Gaza. Era el inicio de la "Operación Plomo Fundido", la más sangrienta desde 1967, y que en el primer día de hostilidades causó alrededor de 200 muertos, la mayoría de ellos civiles. En respuesta a estos ataques, militantes palestinos lanzaron varios cohetes contra Israel, uno de los cuales mató a una mujer israelí en Netivot.

Desde primera hora de la mañana, cuando terminamos de desayunar y salimos en dirección a Tel Aviv, en la guagua se respiraba un ambiente muy tenso. Nuestro guía, Mohamed Oded (representante del Gobierno palestino), estaba muy nervioso y colgado del teléfono constantemente. Sobre las 09:30 nos confirmaba que el espacio aéreo estaba cerrado y que eso no era buena señal: “sólo puede significar una cosa: Israel nos va a atacar, aunque no sabemos dónde. Todo parece indicar que será en Gaza”. Lo que ninguno de los que íbamos en la guagua podíamos imaginar era la magnitud del ataque que había diseñado el Gobierno israelí, para aplastar a la población palestina de Gaza. La Franja tiene unos 340km cuadrados de superficie (menos que la isla de La Gomera). Allí viven 1,5 millones de personas (en La Gomera, unas 25.000 personas). Es la densidad de población más alta del mundo. Por tanto, lanzar un misil en Gaza es provocar una masacre segura.

El resultado de la Operación Plomo Fundido fue el siguiente: murieron 1400 palestinos, más de la mitad eran civiles. Las personas heridas ascienden a más de 5000, la mayoría civiles. El Gobierno israelí no se sonrojó lo más mínimo al reconocer que los integrantes de Hamas utilizaron a la población civil como escudo humano. Un ejemplo: si el Gobierno israelí detectaba a un integrante de Hamas en un edificio de viviendas civiles, la aviación israelí tenía permiso para bombardear el bloque de viviendas. Así, por cada miembro de Hamas que mató Israel, también murieron asesinados decenas de civiles inocentes.

En medio de aquel desastre, y del imparable aumento del número de víctimas, del que nos iba informando Mohamed Oded, al que se le había desencajado el rostro, comenzaron a sonar los teléfonos de todos los que estábamos allí. Las primeras noticias que llegaron a España hablaban de un ataque sobre Palestina que había dejado cerca de doscientos muertos. En nuestro grupo éramos 186 personas y a muchos de nuestros familiares se les encogió el corazón.

A partir de aquel momento, entre llamada y llamada a la radio para informar de lo que allí estaba ocurriendo, se comenzó a organizar todo el operativo para sacarnos, cuanto antes de Palestina. Fueron unas horas de muchísima tensión y el regreso al hotel volvió a ser un trayecto lleno de contrastes. Mientras atravesábamos territorio israelí se percibía una calma tensa, de la que no nos hubiésemos percatado de no ser por las noticias que estábamos recibiendo. Sin embargo, al cruzar el checkpoint de Belén, e ingresar en territorio palestino, el ambiente cambió bruscamente. El despliegue militar israelí era impresionante, todos ellos parapetados en las torres de vigilancia del muro o en los blindados. Era noche cerrada y al llegar al hotel nos prohibieron salir a la calle, porque se intuía (como así fue) que las próximas horas iban a ser muy complicadas.

Sin embargo, tras la cena, la mayoría de los periodistas decidimos que la noticia estaba en la calle y que había que salir a buscarla. Y una vez más, la gente de Belén volvió a sorprendernos. Cerca del muro, los signos de la batalla pasada eran evidentes: las piedras de los palestinos, contra los M16 de los soldados israelíes. Pero cuando llegamos, todo había terminado. Así que, de regreso al hotel, aunque nos encontramos varios coches de la policía palestina, no sentimos sensación de inseguridad en ningún momento. Es más, nos íbamos parando a hablar con aquella gente que nos recibía entre sonrisas. Siempre me acordaré de la panadería que nos atrajo con aquel olor a pan árabe recién hecho. Todavía no sé por qué los hombres que allí trabajaban se negaron a cobrarnos el pan que les pedimos y que nos supo a gloria. Durante el regreso al hotel los sentimientos de impotencia e indignación por los ataques indiscriminados, se mezclaban con los de solidaridad y agradecimiento por las muestras de cariño de aquella gente. Son momentos y acciones que te marcan para toda la vida.

Ya en hotel, y tras una reprimenda importante por nuestra falta de sentido común, nos vamos a la cama, sin primicias ni fotos impactantes, pero emocionados por todo lo vivido y con el estómago calentito, gracias al pan recién hecho.

Mañana toca regresar a Madrid. Dicen que los controles en el aeropuerto son muy estrictos, pero esa es otra historia.

Juan C. Hdez. Atta.

Nota: si quieres hacerte una idea de lo que supuso la Operación Plomo Fundido, visita este enlace. Es la primera parte de un magnífico reportaje, elaborado por el periodista Jon Sistiaga. Advierto que algunas imágenes son muy duras.

{youtube}lHcHjCbDeQw{/youtube}

Comentarios   

0 #1 Mae 20-01-2019 07:54
Acostumbro cada tarde buscar articulos para pasar un buen rato leyendo y de este modo he localizado vuestra web.
La verdad me ha gustado el articulo y pienso regresar para seguir
pasando buenos ratos.

Have a look at my web site Asistencia bosch mollet del valles: https://tecnicosbarcelona.com.es/bosch-mollet-del-valles/

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar