Miércoles, Diciembre 11, 2019
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

PREGÓN FIESTA DEL ALMENDRERO 2017

pregon6"EL PREGÓN DE LA FIESTA DEL ALMENDRERO DE ESTE AÑO FUE UN REPASO A LA HISTORIA SOCIAL MÁS RECIENTE DE NUESTRO MUNICIPIO, DE LA MANO DE LA PREGONERA CONSTANZA MARTÍN SANTANA"

Buenas noches, Sr. Alcalde, Sres. Concejales, autoridades todas, Sras. Y Sres. Sean bienvenidos todos/as, a este acto, que sólo pretende ser la llave, que abra el comienzo de unas fiestas que cada año, nos recuerda que miremos hacia las montañas y disfrutemos de ese paisaje que nos invita a soñar.

Ante todo, agradecer a toda la Corporación del Ilustre Ayuntamiento de Valsequillo, que hayan tenido la deferencia de concederme tan digno honor.

pregon1Cuando a una le ofrecen hacer un pregón, lo primero que piensa es ¿por qué yo?... luego, entra en un mar de dudas, pensando qué puedo decir que no se haya dicho ya, y está todo en función de lo que una entienda por “PREGON” o pregonar unas fiestas, y ya lo dice bastante claro el diccionario de la Real Academia Española. PREGONAR: “Publicar, hacer notorio en voz alta algo para que llegue a todos” y partiendo de esto, está claro, que yo tengo y debo, hablarles del almendrero en flor y sus fiestas.

Posiblemente, todo lo que yo puedo contar, lo han oído antes, porque el almendrero, tiene mucha importancia, quizás, no reconocida, pero si sabida por todos y cada uno de los que vivimos cerca de ellos; tanto por el paisaje que nos ofrece, como por el paisanaje que nos une entorno a tan digno fruto, ya que alimentó desde antaño a muchas familias y sacó de muchos apuros económicos a otras personas.

El almendrero tiene su origen en las zonas montañosas de Asia Central, sin embargo, se cultiva en España desde hace mas de dos mil años, por sus propiedades, es un fruto seco que nunca debería faltar en nuestra dieta.

Resulta muy curiosa la similitud que tiene el almendrero con el ser humano. Tiene una temprana floración y se recoge el fruto, nueve meses después desde el comienzo de su floración. También, los seres humanos vemos la luz después de nueve meses de gestación. Es por lo tanto, un proceso de maduración largo, característico de este árbol. Florece entre los meses de Enero a Abril y da su fruto entre los meses de agosto a octubre. La flor del almendrero, esa que tanto admiramos, puede aparecer de forma solitaria o en grupos de dos a cuatro y tiene cinco pétalos cuyo color varía entre tonos rosas y blanquecinos.

Así lo cantaba una poetiza de nuestra tierra…

El Valle de Valsequillo

Con sus bellos almendreros

Engalanan los caminos

Las rutas y los senderos

Pétalos aterciopelados

caen sobre la tierra

caminos engalanados

por Valsequillo se encuentran.

Podríamos estar hablando mucho tiempo de las cualidades de este maravilloso árbol, pero me voy a centrar un poco más, en recordarles como nacieron las fiestas que celebramos en su honor.

Corrían finales de los años sesenta, cuando los jóvenes de Tenteniguada, (uno de los barrios más grandes de Valsequillo en aquella época), nos reuníamos día tras día, después de llegar del trabajo, para realizar actividades culturales y ofrecerlas a lo que nosotros llamábamos (y aún seguimos haciéndolo), nuestro pueblo de Tenteniguada. Tenemos identidad de pueblo, porque desde siempre, nos teníamos que buscar la vida, en cualquier cosa que fuéramos a hacer, ya que Valsequillo quedaba muy lejos y San Mateo más de lo mismo, y no existía nada mas, que el coche de hora y lo que llamábamos los piratas, hoy día, taxistas, y algún que otro vecino que tenía coche.

Ya, por aquel entonces, había Entes Públicos, como la Sección Femenina, Extensión Agraria, u otros, que daban formación a los jóvenes de los pueblos más alejados de la isla, para enseñarles a leer y escribir, a coser, planchar, cocinar, o a trabajar en la agricultura, enseñándoles a podar, a injertar un árbol, etc. Extensión Agraria, descubrió en Tenteniguada ese tesoro que andaban buscando, y era las reuniones de chicos y chicas que practicaban bailes, hacían obras de teatro, enseñaban a los niños/as a cantar, tocaban las guitarras, el timple o el laúd, aprendiendo sólo de nuestros mayores.

Por un lado, la Sección Femenina la llevaba Elsa Benítez, pero como en esa época la trasladaron a Valsequillo casco, tomó el relevo quien les habla, pero, con el Plantel de Extensión agraria femenino, y con la condición de seguir haciendo lo que veníamos realizando, y alguna que otra actividad, que la persona encargada de Extensión Agraria nos dijera porque, evidentemente, ella debía justificar lo que se hacía.

Para ese entonces, utilizábamos la casa de Pepito Melián, en las “Casas Blancas,” porque era el único que nos prestaba un lugar en donde poder reunirnos.

Nos enseñaron a elaborar alguna que otra comida, porque las jóvenes de entonces, debíamos obtener el carnet de “Servicio Social” que hacía falta, si querías acceder al carnet de conducir y en los trámites de papeleos oficiales. Así, seguimos haciendo las actividades, como las veníamos realizando, desde muchos antes: cuando ensayaban los Picachos, eran la envidia sana de los más pequeños, por eso, decidí ensayar a dos grupos de bailes que eran menores, y que luego iban sirviendo de cantera, al grupo grande, al mismo tiempo, ensayaba a dieciocho niños/as que cantaban a tres voces, y que no sólo cantaron en el pueblo, sino que también nos llamaron para las fiestas de S. Rafael, en Vecindario, y allí que nos fuimos. Fue todo un éxito, les puedo decir que fueron los días más felices de sus jóvenes vidas, creo ninguno había ido a Vecindario y cuando después de la actuación, el premio fue subirlos a la noria (cosa que algunos nunca habían visto), ellos disfrutaron muchísimo. Hoy, creo que con esa responsabilidad no podría, porque me daría mucho miedo, y desde aquí, quiero volver a dar las gracias a todos aquellos padres y madres, que en aquel momento, me confiaron a sus hijos.

Trabajamos muchísimo, cuando no en la fiestas, ayudando en la iglesia, o en la plaza, o en la casa de la cultura, etc… como posiblemente, todos los pueblos alejados que no tenían otra cosa, hasta que nos enteramos la similitud que teníamos con uno en concreto; Tejeda. Ellos también estaban alejados de todo; tenían Plantel de Extensión Agraria, pregon 3hacían actividades, participaban en las fiesta, tenían teleclub como nosotros y tenían un paisaje idéntico al nuestro; entre montañas, lleno de color por todas partes, y habían decidido, hacer una fiesta extra, en honor a lo bonito que estaba su pueblo, a todo lo que adornaba el paisaje de rosa y blanco: los almendreros.

A principio de los años setenta (1971), nuestros compañeros, Armando Peñate, Damián Corujo, (ya desgraciadamente, no se encuentran entre nosotros), y Fernando Toscano, que era el único que tenia coche, se desplazaron hasta Tejeda, para saber qué es lo que hacían, porqué, y cómo lo hacían. Días después de hablar con los jóvenes de aquel pueblo blanco y precioso, los chicos de Tejeda, decidieron venir a Tenteniguada, a explicarnos al resto de los que no fuimos aquella reunión, todo lo que estaban haciendo, por qué lo hacían, y porqué unas fiestas en honor al almendro en flor; sus argumentos nos convencieron…

Días más tarde, nos reunimos en el cine (hoy supermercado), porque las habitaciones de las Casas Blancas eran pequeñas. En el cine podíamos estar todos juntos, para ver que podíamos hacer en nuestro pueblo.

           Comenzamos a valorar, que no teníamos que pedir permiso a nadie, al cura, porque no era a ningún santo al que se adoraba y al alcalde, porque no coincidía con ninguna fiesta patronal. Tuvimos claro que a lo que teníamos que adorar era a la Madre Naturaleza, que nos estaba ofreciendo una gran belleza.

Pero por respeto, nuestros compañeros fueron a la casa del alcalde en ese entonces, D. Antonio Ortega Trujillo, y se le explicó que íbamos a hacer, pero nos derivó al pleno, que se celebraba esa misma semana, y en el pleno, se explicó lo que pretendíamos hacer. No se nos puso objeción, pero tampoco se nos facilitó nada; se les invitó a que estuvieran en la fiesta, pero poco menos, se vio como una locura que hiciéramos fiesta en esa época del año, porque en el mes de Enero-Febrero, dependía de cuando florecieran los almendreros, con el frío que hacía, a esa fiesta no iría nadie, así, debieron pensar ellos…

Comenzaríamos llamándola “Fiesta del Almendro en Flor” y como tal, tendría que ir en función de las costumbres de nuestro pueblo.

Nos pusimos en marcha: la música a cargo de David Peñate, el reparto de almendras, flores y comida, corría a mi cargo, ventorrillos, ordeñada, etc. a cargo de Damián Corujo, Fernando Toscano y Armando Peñate, todo lo que tenía que ver con el exterior, y todos evidentemente, acompañados de los jóvenes de Tenteniguada. Recuerdo como anécdota de la época, que cuando estábamos haciendo el programa de actos, y llegamos al reparto de la leche, se le quería poner un nombre, un titular, a ese acto y dijo Damián Corujo: “De la teta a la escudilla” y se hizo un silencio y cuando él preguntó qué pasaba, recuerdo que se le dijo: Macito, eso no lo van a dejar poner y nos van a criticar…y dijo él: y “¿como decimos?” “¿De la ubre a la escudilla?” eso queda más feo…y al final se decidió arriesgarnos, y así fue como nació la frase, que hoy día se sigue recogiendo en los programas de fiestas, y con los que todos identificamos, “la ordeñada” que se reparte leche directamente de las vacas o de las cabras a las escudillas.

Por otro lado, Armando Peñate se había encargado de las relaciones públicas. Movilizó a todo el pueblo, junto con Fernando Toscano, y fueron a diferentes Instituciones para pedir cosas que nos hacían falta, y lo hicieron muy bien, porque para ser la primera vez que hacíamos la fiesta, los vecinos participaron casi unánimemente, mientras las mujeres adornaron sus balcones, los hombres llenaban bidones de piedras, para revestir con palmeras y blancas retamas las entradas al pueblo. Hicimos ventorrillos, donde se daba a degustar potaje de jaramagos con gofio, y carne de cochino, además, las mujeres hacían el queso y daban a degustar el suero que salía de él, partíamos y repartíamos almendras y claveles a los coches que por allí pasaban, y a las personas que veíamos que no eran de Tenteniguada, tocábamos y bailábamos, para que se viera que había fiesta y todos los vecinos participando de ellas. Con lo que nos daban, compramos escudillas, para la ordeñada, o para el potaje. Fue todo un éxito, y luego, cada año, fuimos vendiendo las escudillas como artículo de lujo, con la inscripción del año en el que se celebraba, y con el fin de recaudar dinero para poder tener una fiesta mejor cada año.

Al siguiente año, Las Vegas quiso acompañarnos y pusieron algún ventorrillo, parecido a los nuestros, porque ellos también entendían, que tenían mucho que celebrar, ya que es un lugar, donde hay muchos almendreros.

Tal es así, que viendo el auge que cogían las fiestas, el Ayuntamiento de Valsequillo, decidió que también se harían las fiestas en el casco, y entonces nació lo que hoy se llama “La Ruta del Almendro en Flor”.”O Almendrero” como lo llamamos por aquí, y con el paso de los años la Barrera también se ha sumado a esta ruta.

Evidentemente, desde que el Ayuntamiento se hizo cargo de estas fiestas, cada año han ido teniendo más repercusión social y han ido mejorando en todo su contenido, pero lo que nunca ha perdido, ni debe perder, es la esencia de las mismas, ya que debemos tener en cuenta, que son fiestas populares, que se hacen para el pueblo y para mostrar a quienes nos visitan, nuestras costumbres y tradiciones, nuestra forma de ser, nuestra cultura, nuestro folclore, y sin duda, en todo lo anterior, el almendrero y su explotación forman parte de ello.

Gracias a la intervención del Ayuntamiento y a la colaboración ciudadana, podemos admirar esos ventorrillos, donde los artesanos nos muestran que todo no está perdido, que siguen tejiendo, utilizando la palma, el mimbre, la caña, el barro, etc. Infinidad de materiales que nos sigue proporcionando nuestra tierra canaria y valorar toda la artesanía en su esplendor. Así mismo, nuestros agricultores nos muestra su ganado ovino, caprino y vacuno, que sigue aguantando a pesar de las inclemencias del tiempo, de nuestro clima, que posiblemente, no será el mejor para ellos.

Pero el Valsequillero tiene mucha imaginación, y si no ¡díganme! ¿ de dónde salen esos ricos olores cuando comienza la fiesta, que por donde quiera que vas, si no huele a potaje de jaramagos huele a sancocho canario, a cochinillo asado, almendras con pan y chorizo o almendras garapiñadas?...y todo ello es alimento y economía…Así es nuestra fiesta popular valsequillera, así es nuestra gente.  

Como prueba, por ejemplo, de cómo somos, podemos hablar de muchas personas, pero ninguna nos viene tan al dedillo, como la que nos acompaña aquí en este momento, y con la cual tengo el honor de compartir este acto. Él, es una persona afable, cariñosa, muy humana y ha contribuido además, en cada fiesta a iluminar nuestros cielos, poniendo luz y color en el mismo y yo, desde aquí, quiero felicitarle, por ese merecido nombramiento de ser “Almendra de Plata” y porque los únicos OH!!! multitudinarios que se han oído en Valsequillo, han sido cuando él nos ha sorprendido con esos fuegos artificiales, de muchas formas y colores, evidentemente, estoy hablando de D. Ramón Martel Dávila, o “Ramoncito”, como todos lo conocemos por aquí. Me gustaría, que siguiera siempre estando ahí, dando luz y color a nuestras fiestas, aunque también sabemos, que su legado está bien asegurado en sus hijos.

           También desde aquí, quiero felicitar al Sr. Alcalde y toda la corporación del Ilustre Ayuntamiento de Valsequillo, por los reconocimientos que como éstos, se vienen haciendo y recordarles, que no deben olvidar a esos colectivos culturales, que han trabajado y trabajan, tanto por rescatar lo nuestro y que están olvidados y cómo no, a personas en concreto, que siguen luchando por salvaguardar nuestra identidad como pueblo canario.

Hoy día, desde el viernes se moviliza todo el pueblo de Valsequillo, desde La Barrera a Tenteniguada, preparando ventorrillos, pregonando que llegan las fiestas, recordando que nuestro pueblo está precioso, celebrando como cada año, estas fiestas populares, actualmente, se celebra el “día del turista” en Tenteniguada, la víspera de la fiesta principal de la “Ruta del Almendrero en Flor”, y se hace una muestra de nuestra artesanía canaria y así mismo, con degustaciones, de potaje de jaramagos y otros productos de la tierra, en los diferentes ventorrillos, para personas que no conocen lo nuestro…El día principal de la fiesta, desde primeras horas de la mañana, la Ruta comenzará en La Barrera, si vienes desde Telde, y si vienes desde San Mateo comenzarán por Tenteniguada, pasarán por las Vegas y seguirán disfrutando a lo largo de todo el recorrido, hasta llegar al casco de Valsequillo.

Esta es nuestra fiesta popular, y en estos días festivos será el centro de atención de oriundos y foráneos, ya que nuestro pueblo de Valsequillo, desde el Rincón hasta La Barrera, se teñirá de blanco y rosado. Quiero terminar este pregón, primero, agradeciendo a Milagrosa y a Clara por acompañarme durante el mismo y a Normando Peñate, por la presentación que ha hecho de mi persona, y termino con un poema, que resume toda la belleza que se disfruta en nuestro pueblo de Valsequillo por estas fechas:

pregon5

                                    Bella estampa invernal

                                    Convertida en poesía,

                                    Que quisiera eternizar

                                    Para poner fantasía,

                                    A esta nube de cristal

                                    Que se cierne de alegría,

                                    Y que nos haga soñar

                                    Despiertos todos los días…

Vecinos/as y visitantes todos, sean bienvenidos/as y quedan todos invitados, a disfrutar de La Fiesta del Almendrero en Flor 2017.                                                   

                                                                                                                                                                  Constanza Martín Santana.

                                                                                                                                                                Valsequillo 27 de enero de 2017

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar