Jueves, Abril 25, 2019
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

EL CACHETE

     Valsequillo1       En todas partes la gente tiene un nombre y dos apellidos para poder diferenciar a los cristianos unos de otros pero, además de los nombres que toda persona debe tener apuntado en su partida de nacimiento tienen también su nombrete, dichete, mal nombre y sétera (en la pila nos bautiza el cura y en la calle algún gracioso). A unos les dicen, por ejemplo, el piojo; a otro, bicho parra, cosifú, feo y sétera. Pero no sólo los individuos o individuas, y perdonen el modo de señalar, tienen nombrete, también lo tienen pueblos enteros, barrios, países... Así por ejemplo, a los de Agüimes les dicen lagarteros; a los de Ingenio, cochineros; a los de Agaete, culetos; los aldeanos tiran la piedra y esconden la mano y sétera. A los franceses les dicen franchutes; a los norteamericanos yankis y así con todo.

 

                Y parece cosa mentira, a mucha gente se le conoce más por su apodo que por su propio nombre (o como nos decían en la escuela, nombre propio). Ay más allá uno que era de Firgas o de porai me contó que una vez llegó una gente a su pueblo preguntando por un hombre y dirigiéndose a un grupo les decía su nombre y sus dos apellidos correspondientes y de los cuatro o cinco que estaban allí ninguno sabía quién puñeta era aquel hombre que buscaban aquellas personas. Uno decía: "ese no es de aquí, aquirriba nosotros nos conocemos tos". Después de un rato, aquella gente preguntando y los otros sin atinar, se le ocurre a uno de los visitantes decirles, no sin cierta vergüenza: "me paerce que a ese hombre le dicen de dichete el culantrillo". Y dando un brinco dijo uno, díjoles: "me cago jasta en dies ¡chacho! si ese es mi padre". Así me lo dijieron y así lo cuento.

Pues bien, en nuestro pueblo tampoco se escapa nadie sin su dichete y había un señor de poraquí que le decían por mal nombre "Cachete" (resulta de ser que el Cachete estuvo de nuevillo trabajando con unos peninsulares y se le pegaron algunas palabras y en vez de decir por ejemplo, cogotazo, zoquetazo, lambriazo, cachetón o lo que sea como decimos nosotros, él decía: te doy un "cachete". Nada que al que no quiere caldo se le dan dos tazas, quedó este hombre rebautizado "el Cachete". Hay mucha gente que le dices el nombrete y se ríen o hacen un chiste con el nombrete del otro como le pasó ay más allá a Manolo Clara en el bar de Sergio que llegó Antonio Monzón y dijo: "Manolo, hoy la cosa no está clara y Manolo riéndose le soltó sin pensar, a mi plin”.

                Saben ustedes que a los Monzones les dicen también "los plines". Pero este no era el caso del Cachete, él se enroñaba como un cochino si alguien le decía el nombrete. Y resultó de ser que una vez a uno se le ofreció una picareta pa hacer un trabajillo en la casa y no tenía, entonces se le ocurrió mandar al chiquillo a casa del Cachete. Y mientras el chiquillo va caminando a hacer el mandao les voy a explicar o más bien recordar que, como todos sabemos, si antes usted le decía a un viejo el nombre tal cual, por ejemplo: Pedro en vez de Pedrito y tuteándolo, eso caía como un cachetón con la mano abierta y a lo mejor te rectificaba el viejito así: "Pedrito y de usted, un respetito que no somos de la misma edaaad...". Bueno, pues cuando llegó el chiquillo por fin a la casa de aquel hombre le dijo directamente: "Cachete, dice mi padre que si le empresta una picareta". A Miguelito le cambió el color y envenenao le dijo al chiquillo chico: "¡mi niño! ¿qué respeto es ese carajo?" y el chiquillo asombrao rectificó y le dijo, dícile: "perdone, Cachetito dice mi padre..."

Tino

                NOTA: Como dije en la primera de estas historias que comencé a relatar hay ya un tiempo, lo que se cuenta aquí es tan cierto como la luz del sol que nos alumbra con el día y la eléctrica con la noche, lo que pasa es que algunas cosas, para poder contarlas hay que hacerles algunos retoques, cambios o cambeos que pal caso es lo mismo.

Comentarios   

0 #2 Nono Castro 25-10-2018 00:20
Miguelito que en la gloria esté era el primero en partirse de risa con la anécdota que el mismo contó infinidad de veces estaría feliz si se dijera correctamente. Es decir, Machete y Machetito.
0 #1 Juan Antonio 15-05-2018 21:46
La verdad es que son una gozada tus anécdotas amigo Agustín. Uno siempre las tiene ahí en la memoria porque somos de una época, pero no hemos sabido hacerlas públicas y mantenerlas en el tiempo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar